CENTRO DE ESPECIALISTAS DE LA PIEL

Vitiligo

¿Que es el Vitiligo?

El vitiligo es una enfermedad cutánea melanocitopénica adquirida, frecuente, de probable etiología autoinmune, que resulta de la destrucción selectiva de los melanocitos de la piel. Se presenta clínicamente con máculas cutáneas acrómicas, de bordes definidos, con tendencia a la distribución simétrica.

¿A quienes afecta el vitiligo?

Se estima que el vitiligo afecta del 1 al 2% de la población. Puede aparecer poco tiempo después del nacimiento o en la vejez, pero la mitad de los pacientes desarrollan la enfermedad antes de los 20 años y el 70-80%, antes de los 30 años. Afecta tanto a hombres como a mujeres. Un 20% presenta antecedentes familiares de vitiligo y los casos con agregación familiar no son infrecuentes. Existen factores genéticos y no genéticos en su patogenia.

¿Cómo se diagnostica el Vitiligo?

El diagnóstico del vitiligo es generalmente clínico, y sólo en situaciones que plantean dificultades diagnósticas con el estudio histopatológico. Se presenta con máculas acrómicas asintomáticas, generalmente múltiples, de distinto tamaño y distribución, bordes definidos.

¿A que áreas afecta el vitiligo?

Localización: Generalmente afecta áreas normalmente más pigmentadas como la cara, las axilas, las ingles, las mucosas (genitales, labios y encías); áreas sometidas a fricción permanente o traumatismo como el dorso de las manos, de los pies, de los codos, de las rodillas y de los tobillos.

La distribución tiende a ser simétrica, si bien en la forma segmentaria es unilateral. En cualquiera de las formas de vitiligo pueden afectarse los melanocitos del folículo pilosebáceo y dar poliosis (mechones blancos). El nevo halo, nevo de Sutton o “vitiligo perinévico” es un nevo melanocítico pigmentado que se rodea de un área despigmentada, fenómeno que con frecuencia se asocia a la involución del nevo. En un 20-25% de los casos se asocia a vitiligo. La aparición de las lesiones puede relacionarse a exposición solar o traumatismos. Se clasifica de acuerdo a la extensión y distribución de las lesiones 1) Localizado. 2) Generalizado. El vitiligo en la infancia tiene características distintivas: mayor incidencia de la forma segmentaria con respecto al adulto, mayor frecuencia de antecedentes familiares de enfermedades autoinmunes y/o endocrinas, de antecedentes familiares de canicie precoz, de aumento de autoanticuerpos organoespecíficos séricos.

Asociaciones clínicas del vitiligo:

Enfermedades autoinmunes: Los pacientes con vitiligo tienen un aumento en la incidencia de enfermedades autoinmunes, en especial enfermedad tiroidea (tiroiditis de Hashimoto y enfermedad de Graves). Pueden estar presentes autoanticuerpos contra éstos y otros órganos sin correlación clínica. Los familiares de pacientes con vitiligo también tienen un incremento en el riesgo de presentar autoanticuerpos órgano-específicos y enfermedades autoinmunes .La asociación más frecuente: 20-30% es con enfermedad tiroidea con Anticuerpos antitiroideos en 7 a 30%.

Diabetes insulino dependiente (tipo I) también se relaciona.

Los pacientes con vitiligo con frecuencia atribuyen el inicio de su problema a un evento de vida específico, crisis o enfermedad. En algunos casos el inicio se produce luego de una injuria física (fenómeno de Koebner). Las quemaduras solares también han sido implicadas. Muchas veces el bronceado sólo pone en evidencia lesiones preexistentes.

Tratamiento del vitiligo?

El objetivo del tratamiento es estabilizar el proceso de despigmentación y lograr la recuperación del pigmento en las lesiones. En promedio, y considerando todas las localizaciones anatómicas afectadas, el grado de respuesta no supera el 70-75%. La repigmentación es principalmente perifolicular, pero también puede haber migración de melanocitos desde la periferia de las máculas. La cara, y en menor medida el tronco, tienden a presentar una mayor repigmentación, mientras que las áreas acrales son más difíciles de repigmentar.

El vitiligo generalizado tiene mayor respuesta que el segmentario y, en general, los niños responden en forma más completa y permanente que los adultos.

El tratamiento puede ser médico o quirúrgico. La mayoría de los tratamientos no quirúrgicos son de naturaleza inmunosupresora o inmunomoduladora, y requieren de su empleo prolongado para alcanzar resultados razonables.

En la actualidad, los corticoides tópicos y la fotoquimioterapia con psoralenos + UVA (PUVA) o la fototerapia con UVB de banda angosta son las opciones más ampliamente utilizadas y con las que se tiene mayor experiencia. En la selección del tratamiento apropiado se deberá tener en cuenta el tipo de vitiligo, su actividad, extensión y localización, así como las expectativas del paciente, su edad, su disponibilidad de tiempo y los riesgos a asumir.

Los pacientes deben ser educados en fotoprotección, camuflaje cosmético y se les deben explicar las posibilidades terapéuticas existentes, médicas y quirúrgicas, con sus ventajas, limitaciones y efectos adversos a corto, mediano y largo plazo. Si la modalidad de tratamiento elegida no produce signos de repigmentación luego de 3-4 meses, debería discontinuarse y reintentarla en 6 meses o probar otra opción terapéutica. La recidiva es frecuente.

¿Necesitas información?

Tenés dudas, queres sacar un turno, o necesitas información sobre alguno de los tratamientos

11 + 1 =

×

Hola!

Haga clic en nuestro logo a continuación para consultas por  WhatsApp.
Para solicitar turnos haga click aquí

× ¿Cómo puedo ayudarte?